La ausencia disminuye las pequeñas pasiones y aumenta las grandes, lo mismo que el viento apaga las velas y aviva las hogeras. (Rochefoucauld)

jueves, 26 de enero de 2012

LA EXTRAÑA (JULIA UCEDA)



Me levanté sin que se dieran cuenta
y salí sin hacerme notar.
Había estado todo el día
entre ellos, intentando
hacerme oir,
procurando decirles
lo que me habían encargado.
Pero el recado que me dieron
no era preciso. El humo,
la música, el ruido de las risas
y de los besos -estallaban
como las rosas en el aire-
eran más fuertes que mi voz. Cansada
de mi trabajo inútil,
me levanté,
abrí la puerta
y salí del hermoso lugar.
Desde la calle
miré por la ventana: nadie había
advertido mi ausencia.
Caminé. Volví el rostro:
ninguno me seguía.

Julia Uceda

7 comentarios:

Teresa dijo...

Es muy triste pasar inadvertido, pero más lo es para quienes no miran, pues cuando se den cuenta de la ausencia, llorarán por lo que han perdido.

Gracias por esta entrada.
Besos.

Juan Pardo dijo...

No hay mayor ausencia que estar en presencia de seres que prosaicamente subsisten sin magia ni poesía que los envuelva.Envolvente texto.Gracias por tus palabras.

TriniReina dijo...

Esta sensación que, de alguna manera, todos hemos vivido o sentido o creído sufrir, es en extremo triste. Sí, ninguno deberíamos pasar por ella.

Abrazos

MAJECARMU dijo...

José Manuel,entre la multitud siempre se pasa inadvertido...Sin embargo,cada cual tiene sus seres queridos y sabe,que no está sólo.
Mi felicitación por haber elegido este relato,que nos dá idea de los límites humanos,no somos nada,ni nadie sin el calor y la amistad de los otros.
Mi felicitación y mi abrazo inmenso.
M.Jesús

MOVISI dijo...

Estar presente estando ausente nos ayuda a ver el escenario desde un punto de vista neutral, ajeno a nosotros mismos, pudiendo así, llegar a un razonamiento en el que finalmente logremos incluirnos ya, ubicados en tiempo y espacio...muchas veces creemos que nadie nota nuestra presencia, pero jamas pasamos inadvertidos por la vida, siempre habrá alguien que capte nuestra esencia, siempre...

Un abrazo Jose Manuel, hermoso blog, seguiré tus escritos, saludos!

MTeresa dijo...

Sentir el vacío,
la soledad en mitad de la gente,
saber que a nadie le importas
y
¡lo mejor!
que maldito lo que tú les necesitas.

Endless Love dijo...

Así nos sentimos a veces, ¡ignorados!, no notan nuestra presencia y mucho menos escuchan nuestra voz.
Sentidos versos.
Un abrazo