La ausencia disminuye las pequeñas pasiones y aumenta las grandes, lo mismo que el viento apaga las velas y aviva las hogeras. (Rochefoucauld)

lunes, 4 de marzo de 2013

EL OJO DE LA AGUJA (MIA GALLEGOS)




Al amor llegué con un grito de seda
y puse las dos mejillas,
el cuerpo y la conciencia.

Nada quedó de mí,
ni siquiera una carta,
ni siquiera un espejo en donde reconocerme.
Mas aprendí a pasar
por el ojo de la aguja,
es decir a perdonar sinceramente.
A dejar la piel en el alambre,
a dolerme desde los pies
a la cabeza.

Lo perdí todo.
Y cuando entendí que no sabía defenderme de la gente,
respondí con una bofetada de ternura,
porque yo sé
que sólo los dulces heredarán la tierra.



Mia Gallegos

8 comentarios:

TriniReina dijo...

Me encanta este poema y ella, la poeta.

Abrazos y dulces

Marinel dijo...

Qué preciosidad.
Me ha encantado esa especie de poner la otra mejilla con la certeza de que lo bueno,heredará...
Besos.

Lola dijo...

Pues que bonita entrada, tan cálida y llena de vida, de generosidad y dulzura, se ve la poesía dentro de ti como los sentimientos en tu corazón. Me ha encantado. Un abrazo.

Carmen Silza dijo...

Que hermoso poema Manuel, que bello..., con una bofetada de ternura se va a todas partes.Gracias Manuel por tu visita, a pesar del poco tiempo que tengo ahora para visitaros, agradezco aún más vuestras visitas,estaba deseando de que llegara el sábado para hacerlo.Recibe un fuerte abrazo.Besos mil.

Juan Pardo dijo...

No hay duda que no hay mayor redención del corazón que la ternura ,la única que nos ayudará a... pasar por el ojo de la aguja del perdón y del dolor...Sabia elección , Juan manuel .Aleccionador y vital poema.Un abrazo.

MTeresa dijo...

Precioso poema
y magnífica poetisa,
un abrazo

MAJECARMU dijo...

Un poema,que me había perdido y recupero...Me gusta esa filosofía,que se rinde ante el amor y la dulzura con la certeza de que va por el camino de la luz...
Mi gratitud y mi abrazo grande,José Manuel.
M.Jesús

MAJECARMU dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.