La ausencia disminuye las pequeñas pasiones y aumenta las grandes, lo mismo que el viento apaga las velas y aviva las hogeras. (Rochefoucauld)

martes, 1 de abril de 2014

SE HIZO DE NOCHE AL MEDIODIA (CHANTAL MAILLARD)




Se hizo de noche al mediodía.
No pude respirar.
Tanto metal entre la carne,
aquel sabor a cieno
y sobre todo
el corazón oblicuo, sí, eso es,
el corazón oblicuo.
Como las tejas de un tejado,
resbalando.
El viento arriba
(había viento, sí, un viento suave).

Pero ya terminó. Una sombra
no hace la noche entera.
Volvamos cada uno a lo que nos distingue:
esa historia concreta, personal
que nos mantiene a salvo -mientras tanto.

Una sombra no hace la noche entera
-¿o sí la hace?







Chantal Maillard


3 comentarios:

Marinel dijo...

Uffff, que poema tan bonito y profundo como esas sombras que a veces, sí son capaces de hacer una noche entera y larga desorientando al corazón...
Me ha gustado mucho conocer este poema y su poeta.
Besos.

TriniReina dijo...

No, espero que no, deseo que no, voto porque no, y sin embargo...

Me encanta Chantal. Me encanta

Abrazos

Lola dijo...

Todas las noches tienen sombras pero no todo el tiempo. La belleza también esta en ella, como tus palabras en estos momentos de la madrugada. Un abrazo.