La ausencia disminuye las pequeñas pasiones y aumenta las grandes, lo mismo que el viento apaga las velas y aviva las hogeras. (Rochefoucauld)

martes, 12 de febrero de 2013

ÁMAME SOLO COMO AMARÍAS AL VIENTO... (RICARDO MOLINA)




Ámame sólo como amarías al viento
cuando pasa en un largo suspiro hacia las nubes;
Ámame sólo como amarías al viento
que nada sabe del alma de las rosas,
ni de los seres inmóviles del mundo,
como al viento que pasa entre el cielo y la tierra
hablando de su vida con rumor fugitivo;
ámame como al viento ajeno a la existencia
quieta que se abre en flores,
ajeno a la terrestre
fidelidad de las cosas inmóviles,
como al viento cuya esencia es, ir sin rumbo,
como al viento en quien pena y goce se confunden,
ámame como al viento tembloroso y errante.





Ricardo Molina 





6 comentarios:

Carmen Silza dijo...

Cuanto tiempo sin leer nada de este poeta...no recuerdo ahora mismo de donde es!; pero es igual, sea de donde sea, la ausencia queda bella en el poema.Besos Lao

Marinel dijo...

Joooo,como me gusta este poema.
Es absolutamente precioso ese amar ventolado a la vez que inatrapable.
Besos.

MAJECARMU dijo...

No conocía a Ricardo Molina...
Su poema nos muestra esa consciencia de ser libre y en movimiento continuo,sin asentamiento,como el viento,que viene y va y no se implica,sigue su camino...Y así se lo hace saber a la persona amada en un acto de generosidad y humildad...Quizá tratando de evitar que ella sufra y se implique demasiado.
Buen poema que nos hace pensar y que esconde entre lineas una gran madurez humana y espiritual.
Mi gratitud y mi abrazo,compañero de letras.
M.Jesús

TriniReina dijo...

Un ruego que se hace oración.

Si no lo atienden es que se le heló el alma.

Precioso

Un poeta al que veré de leer:)

Lola dijo...

Bonita forma de amar, si pedir nada, paseando entre las ondas del pelo, y el respirar agitado. Como me ha gustado leer este poema de Ricardo Molina.
Gracias por compartirlo. Un abrazo.

Juan Pardo dijo...

Amar en libertad , en la libertad del viento que como viene se va.Viento y amor , dualidad transfigurada en este bello poema.Un abrazo.