La ausencia disminuye las pequeñas pasiones y aumenta las grandes, lo mismo que el viento apaga las velas y aviva las hogeras. (Rochefoucauld)

viernes, 25 de enero de 2013

ELEGÍA Y POSTAL (ANGELES MORA)




No es fácil cambiar de casa,
de costumbres, de amigos,
de lunes, de balcón.
Pequeños ritos que nos fueron
haciendo como somos, nuestra vieja
taberna, cerveza
para dos.
Hay cosas que no arrastra el equipaje:
el cielo que levanta una persiana,
el olor a tabaco de un deseo,
los caminos trillados de nuestro corazón.
No es fácil deshacer las maletas un día
en otra lluvia,
cambiar sin más de luna,
de niebla, de periódico, de voces,
de ascensor.
Y salir a una calle que nunca has presentido,
con otros gorriones que ya
no te preguntan, otros gatos
que no saben tu nombre, otros besos
que no te ven venir.
No, no es fácil cambiar ahora de llaves.

Y mucho menos fácil,
ya sabes,
cambiar de amor.





Angeles Mora

 

4 comentarios:

Marinel dijo...

Gran poema de pequeñas "nimiedades" a las que tanto cuesta alejar para adoptar unas nuevas.
Sobre todo esa última.
Besos.

Alicia María Abatilli dijo...

Al principio quizás sea más fácil, luego no...
Abrazos. Gran poema.

TriniReina dijo...

Sí, muy difícil...
Mucho.

Me encanta

Abrazos

Juan Pardo dijo...

No es fácil desapegarse de lo cotidiano , no es fácil desarraigarse de lo que dio sentido un día a nuestra vida...no es fácil en toda muzanza del alma abrir camino al eterno olvido.Un poema cálido, cercano ..para reflexionar.Un abrazo.