La ausencia disminuye las pequeñas pasiones y aumenta las grandes, lo mismo que el viento apaga las velas y aviva las hogeras. (Rochefoucauld)

lunes, 20 de mayo de 2013

LA ESPERA Y LA LLUVIA (ANTONIO JOSE MIALDEA)



Como ya no me quedan lágrimas en esta noche
esperaré para llorar tu ausencia con la lluvia.
Mientras tanto viviré en el último silencio
que me dejaste derramado por tus labios
para seguir amándote.
Cuando ya no me quede dolor en esta noche
entonces llegaré hasta tu balcón para morir
convertido en el sol que ilumina
y traspasa cotidiano tus ojos.



Antonio José Mialdea

 

2 comentarios:

Marinel dijo...

Qué bonita melancolía en estos versos vacíos ya de amor,perdidos en ese último silencio evocado.
Me ha gustado conocer este poeta.
Gracias!
Besos.

TriniReina dijo...

En el último instante de la esperanza, cuando ya ésta comienza a pintarse de desespero.

Me encanta éste poeta

Abrazos